martes, 27 de febrero de 2018

Día 4. De Viena a Budapest por Bratislava. Seguimos al Danubio

El día comenzo con la preparación del equipaje para nuestro traslado de Viena a Budapest tras una noche "casi" muy tranquila después de dos días de quejas del hotel, con el que queríamos liquidar bien y que nos devolviesen nuestro depósito sin ningún recargo tras comunicarnos el día anterior esa posibilidad por el estado de olor a tabaco en cortinas, colchones etc en un par de habitaciones. Y así ocurrió, ninguno recargo y la noche más tranquila para el hotel. La razón: el compromiso de la gran mayoría del grupo que entendió que teníamos razones para ese descontento y preocupación.
Y con el pequeño grupo de personas que no lo entendió, 6-8 personas que no entienden que en un hotel descansan gente, y que ponen musica alta y dan voces a las dos de la madrugada, y que priorizan la diversión por la noche aunque eso les penalice con pasar casi de todo (excepto de hacerse fotos) durante el dia, con ellos les dimos poco margen porque estuvimos hasta las 2:30-40 vigilando por ese silencio. Y lo logramos.
Dicho esto, tras desayunar salimos en nuestros dos autocares en dirección a Bratislava, capital de Eslovaquia, y sobre las 10:30, en poco más de hora y media, llegamos alli tras vislumbrar por las ventanas unos preciosos paisajes blancos nevados.

Comenzamos nuestra visita con la subida al castillo de Bratislava que desde hace once siglos vigila y custodia la capital de Eslovaquia desde lo alto de su atalaya.



De hecho es el orgullo y símbolo del Pais y aparece en el revés de las monedas de euro. Dentro aloja el Museo Nacional, el espacio artístico-histórico más importante de esta joven nación. Desde allí espectaculares fotos al Danubio y panorámicas de la ciudad.

Jose Ángel nos explica que hay una bonita bajada y paseo hasta la zona céntrica e histórica pero como el tiempo no acompaña, bajamos de nuevo en autocar.
En el centro recorremos un bonito paseo y una zona peatonal flanqueada de bellos edificios con toques clásicos y detalles imperiales.

Pasamos por la Puerta de San Miguel, la única de las cuatro puertas que se conserva de la Bratislava medieval. También por la Ópera de Bratislava (como sabéis, este espacio se antoja imprescindible en la cultura Austrohúngara).

Admiramos el Teatro Nacional Eslovaco, la Plaza Mayor y el Ayuntamiento del SXV, que como muchos cabildos del antiguo Imperio Austro-húngaro dispone de una Torre Reloj ( no comparable a la de Praga, por supuesto), y al pasear por la ciudad nos salen a nuestro encuentro bellas esculturas de bronce cada una encerrando una historia.
Como la de un trabajador asomando desde las alcantarillas, o la del soldado napoleónico.

Cuenta la leyenda que en una de las dos visitas que las tropas de Napoleón hicieron en Bratislava, un joven soldado se enamoró de una enfermera eslovaca y aquí se quedó. Y es tradición la de hacerse esa foto con él cuando se visita la ciudad.

Finalmente, dejamos una hora de margen para almorzar poniendo las 14:15 como hora de partida. Espectacular la repostería....
Y también esps escaparates de objetos de artesanía de souvenir.

Partimos y poco a poco abandonamos Eslovaquia y entramos en Hungría. En el camino sobre el gran ventanuco frontal del autocar vemos como cae una copiosa nevada. Y casi sin darnos cuenta, estamos entrando en Budapest y nuestro genial Jose Ángel nos cuenta en cuatro apuntes lo principal de esta ciudad así como empieza a darnos consejos relacionados con la seguridad de las pertenencias, el cambio de la moneda, un vocabulario mínimo básico etc.
Llegamos al hotel, el Hungari City CenterV de Budapest ****, nada que ver con nuestro pequeño y antiguo hotel Admiral, con u  hall que es prácticamente la planta del Admiral, y alli llega el momento de repartir las habitaciones....momento siempre muy complicado porque es casi imposible satisfacer a todos.
El hotel, un cuatro estrellas como en España, con eso casi se dice todo, y.......!buffet libre para la cena! ....que por cierto, la tenemos a las 7:30.



El PERO....en este mastodonte de hotel hay otros cinco viajes de Estudios más...griegos, españoles, italianos...con lo que eso puede suponer. Y es que ya en otros viajes han "sucedido cosas" a los que no han seguido nuestras instrucciones.
Nosotros a los nuestros les decimos que de 11 a 12 pasaremos por las habitaciones para comprobar que están todos en las mismas y "los dejamos recogidos", y que por supuesto, todo lo que hagan desde ese momento fuera de la habitación será sin nuestro consentimiento ni autorización. Esperemos que después del día de ayer y de todas las charlas de hoy hayan entendido como debe funcionar un viaje de estudios...
Buenas noches, buen día!
Mañana....el Día de Andalucía.....!Felicidades a tod@s!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Día 8. De vuelta a Estepona

Último día de nuestro viaje de estudios que arrancó cuando los teléfonos de las habitaciones sonaron a las 5:35 para decirnos que teníamos q...